676 455416   Mail: carlos@florit-abogados.com


616 231094   Mail: ernesto@florit-abogados.com

cabecera

En esta sección publicamos contenidos que por su relevancia o información creemos que puedan ser de vuestro interés, a su vez también lo publicamos en nuestras redes sociales para darle la mayor difusión posible, esperamos que sea de vuestro agrado y os invitamos a visitar esta sección agradeciendo de antemano vuestro interés y confianza.

 

 

RoboEscalaEl artículo 238 del Código Penal dispone que “son reos del delito de robo con fuerza en las cosas los que ejecuten el hecho cuando concurra alguna de las circunstancias siguientes: 1º. Escalamiento”

 

Como expresa la Sentencia del TS de 30 de Abril de 2002 núm. 777/2002 el escalamiento es una de las modalidades de fuerza en las cosas para acceder al lugar donde está la cosa mueble objeto de la protección, radicando su fundamento en la peligrosidad que revela la astucia, destreza y habilidad utilizada por el sujeto activo del delito para el desapoderamiento de la cosa mueble.

 

Son dos las notas que caracterizan el escalamiento: de una parte, el acceso de forma ilícita al lugar donde está la cosa mueble. De otra, el quebrantamiento de las defensas expresamente colocadas por el tenedor de la cosa para evitar su sustracción.

Lo cierto es que el Alto Tribunal ha ido evolucionando y oscilando en la fijación de la categoría que analizamos, desde unas posiciones amplias y tradicionales a otras muchas más restringidas o estrictas.

Así, desde finales de los años 90, para el Tribunal Supremo concurre escalamiento cuando el acusado exterioriza una energía criminal, para acceder por el lugar por donde efectúa el ingreso, equiparable a la que caracteriza la fuerza en las cosas, es decir, que sea similar a la superación violenta de obstáculos normalmente predispuestos para la defensa de la propiedad (15/04/99) En esta línea, se ha excluido de la tipificación legal como robo con escala, los caos de entrada a través de una ventana abierta sita en la planta baja (20/04/99) o a nivel de calle (18/01/99); cuando no conste una especial altura de la misma en relación con el suelo o una forma concreta con la que el acusado haya logrado auparse hasta el alféizar que revelen la especial habilidad o esfuerzos propios del escalamiento.

En la citada corriente insiste nuestro Alto Tribunal en SSTS. De 20/03/90; 25/03/93; 15/04/99; 10/03/00, en la que no considera robo el escalamiento de salida o huida, y, en cuanto al escalamiento de entrada, estimó que supone la utilización de un lugar no destinado para la entrada, y además, el empleo de un esfuerzo o destreza de cierta importancia, el despliegue de una energía criminal de cierta entidad, para el acceso al lugar donde se hallen los objetos que se pretenden sustraer, doctrina que mantienen las ulteriores de 25 de Enero, 30 de Abril y 16 de Mayo de 2002.

Citar, en consonancia con este posicionamiento, la Sentencia de la Sección 6ª de la Audiencia Provincial de la Coruña, de 03/05/13 donde se absuelve al acusado, por cuanto la barrera defensiva constituida por el muro, dada su altura (1,25 metros) no exige una particular energía o destreza para franquearla que permita considerar el hecho como un delito de robo con fuerza, remitiéndose a la Sentencia del TS núm. 1615/2001 de 5 de Noviembre donde así se consideró para el supuesto de un muro de 1 metro, calificándose en el caso de la sentencia de la AP como un delito de hurto.