676 455416   Mail: carlos@florit-abogados.com


616 231094   Mail: ernesto@florit-abogados.com

cabecera

En esta sección publicamos contenidos que por su relevancia o información creemos que puedan ser de vuestro interés, a su vez también lo publicamos en nuestras redes sociales para darle la mayor difusión posible, esperamos que sea de vuestro agrado y os invitamos a visitar esta sección agradeciendo de antemano vuestro interés y confianza.

 

 

NotarioSabido es que una de las situaciones más problemáticas que se dan en el seno de una sociedad mercantil es aquella que se origina por la existencia de accionistas minoritarios, cuyos intereses legítimos pueden verse seriamente afectados por la simétrica existencia de socios que pueden imponer los suyos en detrimento de los minoritarios. 

El Derecho de Sociedades arbitra mecanismos, o por lo menos lo intenta, que si bien no erradican estos escenarios, pueden reducir el peligro de estar en minoría frente a las imposiciones de los grupos mayoritarios de accionistas.

Detengámonos en el análisis del acta notarial, en concreto, en la anotación preventiva de su solicitud en el Registro Mercantil.

El acta notarial no es más que un acta de la junta levantada por un Notario, a iniciativa de los administradores o bien obligados por socios que representen al menos el 1% del capital social en la sociedad anónima o 5% en la sociedad de responsabilidad limitada. La garantía que supone la presencia del Notario hace innecesaria la aprobación del acta por parte de la Junta. 

Pues bien, los socios minoritarios promotores de la presencia del Notario en la junta de accionistas, pueden tomar otra medida adicional, cual es, ex artículo 104 del Reglamento del Registro Mercantil, instar en el Registro Mercantil donde esté inscrita la sociedad, la anotación preventiva de dicha solicitud, que se cursará aportando al Registro Mercantil el requerimiento notarial con cinco días de antelación al de la fecha de la junta, efectuado al administrador o administradores de la sociedad interesando la presencia del Notario en la reunión de socios.

¿Qué consiguen con ello los socios minoritarios? Normalmente, cuando se llega al extremo de acudir a un Notario para que levante acta de la sesión es porque las relaciones en el seno societario están deterioradas, reinando la desconfianza entre los dueños de la entidad. Con la medida que explicamos, se consigue algo tan importante como el que, durante la vigencia de la anotación preventiva, cualesquiera acuerdos de la junta de accionistas, para acceder al Registro Mercantil, deberán constar en acta notarial, con lo que, los socios recelosos se aseguran con la presencia del Notario, la imposibilidad de cualquier maniobra torticera de los mayoritarios que permita acceder al Registro Mercantil acuerdos tomados en juntas irregulares, por no cumplir los requisitos legales y estatutarios de convocatoria, quorum de aprobación de acuerdos, entre otros.

Por consiguiente, la anotación preventiva de solicitud de acta notarial produce el cierre registral para cualquier acuerdo de la junta de que se trate que no conste en acta notarial. 

La nota marginal en el Registro se cancela con la acreditación de que el Notario estuvo presente en la junta o caduca a los tres meses desde la fecha de su toma de razón en el Registro Mercantil.