616 231094   Mail: ernesto@florit-abogados.com



676 455416   Mail: carlos@florit-abogados.com

cabecera

En esta sección publicamos contenidos que por su relevancia o información creemos que puedan ser de vuestro interés, a su vez también lo publicamos en nuestras redes sociales para darle la mayor difusión posible, esperamos que sea de vuestro agrado y os invitamos a visitar esta sección agradeciendo de antemano vuestro interés y confianza.

 

Unos apuntes sobre la Sociedad Anónima Europea

La sociedad anónima europea es la pretendida solución que la UE diseña para superar los obstáculos que para las empresas que operan su actividad en varios estados miembros supone la diversidad de legislaciones nacionales diferentes en el seno de la Unión. Por este motivo, el Reglamento número 2157/ 2001 de 8 de Octubre aprueba el Estatuto de la Sociedad Anónima Europea. Veamos a muy grandes rasgos qué caracteriza esta figura. 

Está diseñada como una sociedad anónima normal y corriente, es decir, con las caracteríticas propias de cualquier sociedad anónima (división de capital social en acciones; responsabilidad limitada de los accionistas, etc...) pero está creada y regida según el Derecho Comunitario. 

A pesar de ésto último, es obligatorio que la sociedad anónima europea se registre y domicilie en un Estado miembro de la Unión, y el ordenamiento jurídico de ese Estado en el que está domiciliada la sociedad será de aplicación supletoria en relación a materias y cuestiones no reguladas expresamente en el Reglamento 2157/2001 o cuando éste faculte la aplicación de otras reglas, en este caso, las contenidas en los estatutos de la sociedad. 

Por consiguiente, no existe un régimen jurídico unitario completo que se aplique a todas las sociedades anónimas europeas, puesto que a una serie de normas de naturaleza comunitaria que sí son comunes a todas las que se constituyan, sea en España, sea en Dinamarca, sea en Alemania... (fundamentalmente las contenidas en el citado Reglamento y en las disposiciones que lo desarrollen) se anudará la aplicación supletoria de ordenamientos jurídicos diversos, propios de cada Estado miembro de la UE.

Nuestra Ley de Sociedades de Capital, de 2 de Julio de 2010, dispone que la sociedad anónima europea, que tenga su domicilio en España, se regirá por lo establecido en el Reglamento núm. 2157/2001 del Consejo, por las disposiciones de la propia Ley de Sociedades de Capital y por la ley que regula la implicación de los trabajadores en las sociedades anónimas europeas. 

Otras menciones que nuestra ley nacional hace en relación a la sociedad anónima europea son las relativas a la obligación de que esté domiciliada en España cuando su administración central se halle dentro de nuestras fronteras; la obligación, en tal caso, de inscripción de su constitución y demás actos inscribibles en nuestro Registro Mercantil, y, la necesidad, en caso de que una sociedad anónima europea con domicilio en España acuerde su traslado a otro Estado miembro, que los accionistas que voten contra ese acuerdo puedan separarse de la sociedad conforme a lo dispuesto en la ley para estos supuestos. En caso de traslado de domicilio social a otro Estado miembro, los acreedores sociales cuyos créditos sean anteriores a la publicación del proyecto de traslado tendrán derecho de oposición al mismo, y, en todo caso, el Registrador Mercantil tendrá que certificar el cumplimiento de los actos y trámites que han de verificarse por la sociedad anónima europea antes de su efectivo traslado.

¿Conocéis algún caso de sociedad anónima europea? ¿es una figura realmente utilizada? 

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0

Gente en la conversación