676 455416   Mail: carlos@florit-abogados.com


616 231094   Mail: ernesto@florit-abogados.com

cabecera

En esta sección publicamos contenidos que por su relevancia o información creemos que puedan ser de vuestro interés, a su vez también lo publicamos en nuestras redes sociales para darle la mayor difusión posible, esperamos que sea de vuestro agrado y os invitamos a visitar esta sección agradeciendo de antemano vuestro interés y confianza.

 

El Tribunal Supremo ha dictado una reciente Sentencia, de fecha 12 de septiembre de 2014, a favor del consumidor frente a una entidad bancaria.

La entidad había prestado un dinero mediante un contrato de préstamo en el que no había intervenido fedatario público. En garantía del pago, el consumidor había firmado un pagaré que el banco podía presentar a cobro y ejecutar si en el plazo de doce meses el consumidor no había devuelto el préstamo.

Efectivamente, el consumidor no pagó y el banco ejecutó el pagaré.

 

 

En primera instancia y en apelación, la oposición del consumidor fue desestimada. Sin embargo, el Tribunal Supremo acoge la tesis del consumidor: El banco, gracias a la existencia del pagaré, había convertido en ejecutiva una póliza que no lo era al no estar intervenida por fedatario público, advirtiendo el Supremo que deben regir mayores cautelas cuando se trata de un efecto cambiario emitido no para el pago regular de la obligación contraída por el consumidor, sino como garantía que el acreedor puede ejecutar si considera que el deudor ha incumplido aquella, completando el efecto cambiario con el importe al que, según su liquidación de la operación, asciende la deuda del consumidor, y promoviendo un juicio cambiario contra el mismo.

 

El Tribunal Supremo no afirma la ilicitud, en abstracto, de este tipo de efectos cambiarios, sino de aquellos emitidos con base en una condición general de un préstamo concertado con un consumidor. El Tribunal asume que tal condición general es nula por abusiva, puesto que se trata de una cláusula aceptada en el ámbito de un contrato de adhesión, no negociada individualmente.

 

Es importante otro de los argumentos del Alto Tribunal: Con la operativa enjuiciada no sólo se eluden los controles administrativos y la necesaria información y transparencia a que obliga la normativa española y comunitaria sino que se impide al tribunal el control de oficio de las cláusulas abusivas que pudiera contener el contrato de préstamo (por ejemplo, vencimiento anticipado), al basarse la acción no en el contrato sino en el pagaré emitido en garantía del cumplimiento del contrato, insistiendo en que la utilización de esta condición general permite al profesional el acceso a un proceso privilegiado que comienza con un embargo cautelar sin necesidad de oír al demandado y sin que tenga que prestar caución ni justificar el periculum in mora, con base en un contrato que requiere una previa liquidación para determinar la cantidad adeudada en un momento concreto, sin que el acreedor deba justificar los elementos de hecho y de cálculo utilizados para fijar la cantidad reclamada y sin que la corrección de la liquidación haya sido controlada por un fedatario público. 

 

Esta sentencia se ha dictado en un recurso interpuesto por interés casacional debido a la existencia de criterios discrepantes entre distintas Audiencias Provinciales.

 

Si tenéis entregados a bancos pagarés en garantía de préstamos no intervenidos por Notario, esta Sentencia del Supremo os ampara.